Del erotismo en la fotografía

En primer lugar hay que hacer una reflexión de tipo moral, si buscamos  no muy profundo en los derivados de la alegría, encontramos que la excitación, el placer y el gozo son parte fundamental de esta emoción, que se origina fundamentalmente en el amor. Desafortunadamente, las condiciones culturales y religiosas han satanizado su sentido, haciéndole perder esa naturalidad y llevándolo a considerarse un “tabu”.

Es necesario disfrutar de tu propia sensualidad. Es perfectamente posible ser un ser sensual sin llegar a convertirse en alguien frívolo o descarado, la idea es gozar de la belleza de sus sensaciones. La recomendación necesaria es que no te niegues y vive tu sensualidad y tu erotismo sin remordimientos, sin ocultarlo.

Sensualizar nos erotiza, corrobora nuestra humanidad, como hombres y mujeres. No debemos permitir que la esta fuerte energía caiga lejos del terreno que ha abonado la naturaleza y que nuestro lenguaje, nuestra historia y nuestra vida nos ofrece.

Antes un poco de literatura

Antes de enrollarnos con la fotografía permitamos que la literatura nos muestre con letras la imagen innegable de la fuerte relación etimológica entre el sexo, el erotismo y la sensualidad, por una parte, y la sensatez, lo sesudo y la sensibilidad: “Esto es amor: quien lo probó, lo sabe”.

Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso;
no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;
huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor suave,
olvidar el provecho, amar el daño,
creer que el cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño:
esto es amor, quien lo probó lo sabe.

Fénix de los Ingenios

La sensualidad es una postura ante la vida, es una forma de relacionarnos con los demás en muchos aspectos, no exclusivamente buscando un encuentro sexual. Es la capacidad de atracción a nivel físico o emocional, es todo un reto visual. No es para nada sencillo realizar fotografías de algo que se basa en los sentidos, que lo que pretende es conmovernos o por lo menos busca generar un sentimiento, a veces de forma explícita, pero también en ocasiones de forma sutil, elegante y al vez natural, dulce pero no inocente.

Historia

A mediados del siglo XIX, el desnudo era uno de los temas favoritos de los artistas de la época. Poco a poco se fue vinculando a las disciplinas deportivas y a las ciencias perdiendo así sus características solo eróticas. Aunque le represión era severa hablando de sexualidad, muchos pintores y fotógrafos no tuvieron miedo y realizaron registros del cuerpo humano desnudo.

Lo que se puede reconocer cómo la primera aproximación al desnudo fotográfico la realizó el francés Louis Daguerre cuando en 1839 tomó una fotografía a estatuas de yeso y la llamó “Naturaleza muerta con esculturas” EL proceso fotografíco de aquellos tiempos no permitia la representación de la figura humana, por la obligatoriedad de utilizar largas exposiciones; Daguerre incluyó esculturas de forma humana en sus naturalezas muertas. Eróticas, lánguidas y vigorosas figuras femeninas.

No se sabe a ciencia cierta cuando se realizó el primer desnudo, ni tampoco quien lo hizo. En un primer momento, este género se alimentó con las poses que realizaban los pinturas en sus creaciones. Al mismo tiempo la exhibición explícita de los genitales, el coito heterosexual y las relaciones lésbicas se empezaban a mostrar en escena. En ese momento la persecución a realizadores y comerciantes era implacable. Los autores se escondían en el anonimato pues se exponían a multas y penas de cárcel.

Julian Mandel (entre 1910 y 1930)

Por aquella época el negocio de la fotografía se convirtió en algo muy rentable. Inicialmente solo tenían acceso a este tipo de trabajos fotográficos las personas de altos ingresos económicos, pero la llegada del negativo-positivo hizo que el proceso fuera más rápido y menos costoso, con esto se logró masificar el estilo y no era extraño ver en la prensa anuncios de venta de fotografía erótica por correspondencia.

La pintura como génesis

Algunos pintores de la época no vieron con buenos ojos la llegada de la fotografía, otros empezaron a experimentar con la luz, con el curioso proceso de pintar con luz, uno de ellos fue Eugene DelaCroix, el autor de cuadros famosos como La Libertad guiando al pueblo (1830) se dio cuenta de la ventaja que tenía esta nueva herramienta y en lugar de verla como rival, la hizo su aliada.

Odalisque de Eugene Delacroix, 1857, y fotografia de la modelo para el pintor realizada por Eugene Durieu.

En conjunto con Eugène Durieu, fotógrafo francés, trabajaron con estas dos técnicas de forma colaboradora. Delacroix contrató a Durieu, encargándole 32 fotografías de dos modelos, hombre y mujer, desnudos, que utilizaría luego para sus pinturas. Las fotografías fueron tomadas bajo la presencia del pintor quien también brindó indicaciones en cuanto a las poses, vestuario y detalles técnicos.

La historia de la de la fotografía demostrara el impacto que tuvieron las imágenes eróticas en la sociedad, más como un reflejo de ella misma. El estilo y el nivel fotográfico fueron cambiando algunas tenían un vinculo muy estrecho con las bellas artes, con la búsqueda del refinamiento, por el ideal de la belleza, otras en cambio querían ir directo al grano en lo que tiene que ver con el objetivo: la desnudez por sí misma.

El arte impregnado de erotismo

Si hablamos de erotismo en cualquiera de las disciplinas del arte, hay una tendencia a pensar en el aspecto corporal o en el placer físico, hasta hace poco, se asociaba con el desnudo, más estrechamente con el desnudo femenino. Pero hay que decir que el concepto va mucho más allá de lo sexual y lo corpóreo. El erotismo tiene que ver con sensibilidad, espiritualidad y todo aquello que de artístico envuelve al ser humano.

Existen varios motivos: El desnudo artístico, el desnudo erótico, el desnudo pornográfico, el desnudo etnográfico, el nudismo y el desnudo deportivo. Los tres primeros tienen diferencias muy marcadas. Mientras el desnudo artístico busca la belleza, el fin del desnudo erótico es sugerir sensualidad, provocar. El desnudo pornográfico, en cambio, lo muestra todo sin restricciones.

Un concepto muy subjetivo

En la experiencia nos hemos encontrado en situaciones en las que para algunos una obra puede ser vista como algo muy erótico, otros dirán de la misma que es muy pornográfica y quizás para algunos no tenga ningún significado. La visión personal estará influenciada por el estilo y la filosofía de vida, el entorno socio cultural y las fantasías y mitos que cada quien va desarrollando voluntaria e involuntariamente durante su vida.

Erotismo y fotografía

A diferencia de otros medios artísticos, el erotismo cobra gran importancia en la fotografía, esto se debe a que es considerada un arte que tiene mucha más fidelidad  con la realidad, a pesar de que hoy en día, con la introducción de las técnicas digitales, este concepto podría ser cuestionable.

La publicidad, que utiliza principalmente la fotografía como medio, con el vuelco que ha tenido a partir del siglo pasado, se ha encargado de divulgar la imagen del erotismo a niveles nunca imaginados; se han eliminado muchos tabús y se le ha aceptado como parte de la cotidianidad.

Nobuyoshi Araki, el que mejor habla de la vida a través de la fotografía, menciona la importancia del instante en que registra una imagen. “El momento en que se toma una fotografía es como un acto sexual, la emoción del momento es muy importante. La mayoría de las imágenes que se registran podría decirse que son el preámbulo de la relación. Las escogidas son los orgasmos”.

Araki retrata a una mujer atada y colgada © Nobuyoshi Araki / Courtesy Taka Ishii Gallery

Uno de los nombres a considerar, teniendo en cuenta el aspecto histórico y social, es el de Helmut Newton quien cumpliendo con los patrones de la época y, por su formación como fotógrafo de modas, se dedica principalmente al tema del desnudo femenino. A pesar de que para muchos su obra pueda resultar muy erótica, si se examina detenidamente, se contempla una cierta rigidez que, como él mismo afirma, tiene que ver con sus años de formación y las duras experiencias vividas durante la segunda guerra mundial.

Newton fue aprendiz en el estudio fotográfico Yva con una fotógrafa judía Else Simon quien fue ejecutada en el campo de concentración de Auschwitz y las disputas entre nazis y comunistas que observó desde su balcón lo dejaron marcado para siempre. Sus imágenes no son precisamente cómodas. Hay en ellas belleza pero a la vez muestran un desafío. Sin embargo Newton se considera un fotógrafo de lo erótico, de lo sensual, de lo sexual.

Helmut Newton – ‘Sie Kommen (Desnudas)’ – Paris 1981

Bajo circunstancias similares, la obra de Jan Saudek deja entrever en sus imágenes un pasado tocado por el sufrimiento. Habiendo pasado por las garras del holocausto donde vio varios de los miembros de su familia perecer, vivió después en un sótano durante el régimen comunista de Checoslovaquia, donde las maltratadas paredes que lo resguardaban sirvieron de fondo a imágenes que muestran la añoranza y el sueño de la libertad.

Sus fotografías no registran un momento; son montajes que recrean aquello que su mente imagina. Técnicamente maneja la interacción entre lo bello y lo severo utilizando un colorido sutil sobre la imagen. Maneja temáticas muy fuertes que tienen que ver con el juego de poder entre los sexos, el dominio y la sumisión, y a la vez que perturban, resultan muy atractivas y sensuales.

Jan Saudek – La fotografía como eco del subconsciente.

Por otra parte si se examina la obra de Imogen Cunningham (1883-1976), fotógrafa americana considerada también una de las grandes del siglo pasado y responsable de elevar la fotografía al campo de las artes visuales, se observan imágenes en blanco y negro donde una cama sin tender, una simple flor que se abre provocativamente o, una voluminosa fruta se convierten en elementos capaces de evocar sentimientos de gran pasión y erotismo.

Consideraba que el placer estético consistía en encontrar la belleza en las cosas más comunes. Sus retratos también contemplan el cuerpo femenino, pero creó gran controversia cuando, desafiando el puritanismo de la época fotografió desnudos de su marido, negativos que terminaron guardados por mas de 50 años, hasta el final de sus días. Su objetivo se concentró en encontrar la belleza en algo que fuera mas allá de lo que la imagen externa era capaz de ofrecer y trataba de penetrar el carácter, el intelecto y el espíritu de quienes para ella posaron.

«Tuberose» – © Imogen Cunningham

En un contexto más contemporáneo, la obra de David Lachapelle, uno de los fotógrafos más reconocidos por sus imágenes fantasiosas, llenas de colorido y movimiento, de tono un tanto surrealista, se caracteriza por el uso de todo tipo de elementos como frutas, casas de muñecas, recortes de revistas, espejos y animales de felpa para evocar escenas eróticas que resultan un tanto sorpresivas, transgresoras, atrevidas y muy provocadoras.

Algunos encuentran en ellas cierto grado de sadomasoquismo, que, otra vez, de acuerdo a los ojos del espectador, bien podrían ser sensuales para algunos como vulgares o decadentes para otros. Lo que si no se puede negar es la calidad de sus imágenes, la riqueza de los entornos que recrea y la fluidez de la escena a pesar de la complejidad de elementos presentes. Podría parecer una puesta en escena para una película, podría decirse es el que mejor representa los sueños a través de la fotografía. Su obra mezcla el erotismo con la fantasía, la sátira, el humor y el desafío.

David Lachapelle – Guilty Things – 1963

Hablar de erotismo y sensualidad en las artes y específicamente en la fotografía resulta muy extenso, y se quedan muchos nombres sin mencionar, pero podemos decir que es en este campo donde la fotografía ha evolucionado hasta llegar a su expresión máxima, es en donde la evidencia de una realidad puede evocar imágenes y sensaciones que van mucho más allá de la figura técnicamente impresa, donde ya no se trata solo de recrear una historia sino de producir una experiencia estética, donde los recursos son tan amplios que requieren mucho más que las pupilas para apreciarlos.


Bibliografía Web

https://www.elmundo.es/elmundo/2013/05/15/cultura/1368642177.html

https://www.20minutos.es/noticia/2733405/0/araki/retrospectiva-fotografia/paris/

https://www.researchgate.net/figure/Odalisque-de-Eugene-Delacroix-1857-y-fotografia-de-la-modelo-para-el-pintor-realizada_fig3_317035854

http://what.com.uy/foto-de-hoy/delacroix-la-pintura-la-fotografia/http://letraurbana.com/articulos/erotismo-y-fotografia/

https://es.wikipedia.org/wiki/Fotografia_erotica

https://www.abc.es/cultura/arte/abci-imogen-cunningham-pasion-botanica-y-retrato-201601191423_noticia.htmlhttps://christopheguye.com/exhibitions/icons-of-tomorrow-contemporary-fashion-photography/works#&gid=0&pid=5284

Deja un comentario

Facebook
YouTube
Instagram
A %d blogueros les gusta esto: